Tu cesta está actualmente vacía.
Buscador avanzado:
Horacio Quiroga
 
Horacio Quiroga
Salto, 1878 - Buenos Aires, 1937. El uruguayo Horacio Quiroga fue uno de los cuentistas más populares de la lengua española a principios del siglo XX. Su capacidad fabuladora lo convirtió en un precursor de Julio Cortázar. Influido por Edgar Allan Poe, Rudyard Kipling y Guy de Maupassant, Horacio Quiroga destiló una notoria precisión de estilo, que le permitió narrar magistralmente la violencia y el horror que se esconden detrás de la aparente apacibilidad de la naturaleza. Su vida real fue tan trepidante, y en ocasiones tan fantástica, como sus narraciones. Sus aventuras –más bien desventuras- comenzaron cuando tenía dos meses de edad, con el suicidio de su padre. A pesar de las desgracias, Quiroga nunca perdió la capacidad de soñar. Combinaba el ímpetu del romanticismo con el sentido aventurero de los poetas malditos, y cuando llegó a la mayoría de edad, emprendió un viaje a París, donde esperaba triunfar en la poesía como sus admirados Rimbaud y Verlaine. Como de costumbre, la suerte le fue adversa. Después de publicar Cuentos de la Selva, Horacio Quiroga continuó su azarosa vida hasta 1937. Conoció el éxito y el fracaso y regresó a Misiones. Ahí terminó de arruinarse y su familia lo abandonó. Finalmente se le diagnosticó cáncer de próstata, y ante la perspectiva de consumirse lentamente, prefirió poner fin a su vida con un vaso de cianuro.